27 abril 2010

AMOR Y SACRIFICIO


La primera bailarina del Ballet Nacional de Cuba, Sadaise Arencibia, de gira con la compañía por varias ciudades del Reino Unido y París, explica que desde muy pequeña siente pasión por la danza.

Pero que el rigor que exige su profesión implica altas dosis de sacrificio personal.

"Comenzamos desde muy pequeños cuando la mayoría de los niños aún no tienen que tomar nada en serio", explica y apunta que: "La disciplina es fundamental en la vida del artista".

La bailarina responde a preguntas formuladas por lectores de BBC Mundo.

Me gustaría saber a qué edad te iniciaste en el ballet. ¿Cuándo fue tu primera presentación profesional? Manuel, San José, Costa Rica.

Me inicié con seis años pero en realidad comencé en la escuela de ballet a los nueve, que es la edad oficial para ingresar.

Mi primera presentación profesional fue en 1999, el año en que me gradué, y pasé a formar parte del Ballet Nacional de Cuba, con el primer movimiento del ballet Rara Avis, del coreógrafo cubano Alberto Méndez.

¿Cómo es la rutina de un bailarín clásico? ¿Alguna dieta especial? ¿Entrenamiento muy riguroso? ¿Sacrificios en su vida social? Edda Peña, Bruselas, Bélgica.La rutina de un bailarín clásico consiste en el entrenamiento diario del cuerpo. En recibir la clase de ballet y ensayar constantemente. Yo no sigo una dieta especial porque afortunadamente no tengo problemas con el peso, pero los que lo tienen sí deben seguirla. Ésta es una carrera muy sacrificada.

Me pregunto sobre lo que sientes cuando estás en el escenario y te sumerges en la música y en el espacio. ¿Qué es lo que te motiva a intentar la perfección? ¿De dónde viene todo este tremendo impulso? Ernesto Reyes, Madrid, España.

En los momentos antes de salir a escena siempre siento algo de nervios como es normal porque una cosa es el ensayo y otra distinta es la función.

Pero cuando salgo la primera vez ya esa sensación desaparece y viene la entrega que uno da; escucho la música y me adentro en lo que estoy bailando y disfruto cada paso y cada movimiento pues creo que esa es la manera por la cual el público puede percibir la entrega y de verdad recordar mi actuación, que de lo contrario puede pasar sin penas ni glorias.

"Sadaise Arencibia"
Al mismo tiempo hay que imprimirle fuerza a todo el cuerpo para que la técnica fluya, aunque no niego que todos los días uno no se siente igual.

Hay días mejores que otros, ya sea por lo físico o por lo anímico, y en ocasiones uno quiere que ya termine y pase el trago amargo, pues bailar es duro, pero en el escenario a todo hay que sobreponerse. Una vez que estás ahí frente al público no hay vuelta atrás. Tienes que dar lo mejor de ti. El ballet es una mezcla de amor y sacrificio.

¿Tienes novio? ¿Cuán difícil es mantener una relación siendo una persona entregada profesionalmente a un arte tan exigente? Eduan Pardo, Matanzas, Cuba.

No, ahora no tengo. Creo que quizás a veces se hace difícil sobre todo cuando la pareja no tiene que ver con el mundo del ballet porque no todos entienden la entrega que lleva, pero para nada es imposible. Y para mí es más interesante que mi pareja tenga otro trabajo o una profesión diferente a la mía.

Soy músico de profesión y siempre me ha interesado el papel que la disciplina juega en la vida de los artistas. ¿Qué puede compartir al respecto? ¿Ha sacrificado ciertos aspectos de su vida por la danza? Magdalena Rivera, Nueva York, EE.UU.

La disciplina es fundamental en la vida del artista; en realidad en cualquier carrera aunque no sea artística.

En el bailarín, específicamente, porque hay que mantener el cuerpo entrenado todo el tiempo y con el pasar de los años eso se hace más difícil, además de que tenemos que cuidarnos de las lesiones o recuperarnos de ellas que es lo otro que nos mella mucho y que nos sucede irremediablemente.

Muchas veces no podemos llevar la misma vida que llevan otras personas pues hay que cuidarse, lo cual no quiere decir que no se pueda llevar una vida normal, pero en determinados momentos nuestra vida tiene sus restricciones.

Además, comenzamos en esta profesión desde muy pequeños cuando la mayoría de los niños aún no tienen que tomar nada en serio.

Sadaise, con un repertorio tan amplio que abarca los grandes papeles de la tradición clásica y también roles contemporáneos, ¿con cuál de ellos te sientes más identificada? Patricia del Carmen, Cuba.

Con el de Odette, del Lago de los Cisnes, porque se aviene bien a mi físico, a mis líneas, a mi forma de bailar, y porque demanda de la bailarina una gran exigencia técnica e interpretativa.

Curiosamente el público piensa que el tercer acto es más difícil por el exhibicionismo técnico, por el virtuosismo.

Odette desde el punto de vista estilístico o técnico, e incluso físico, es más agotador que el personaje de Odile. Y el Lago de los Cisnes es un reto porque una misma noche te exige interpretar dos criaturas completamente diferentes, y hay que diferenciar bien los personajes.

A veces para las compañías de ballet es difícil reclutar chicos por prejuicios y percepciones equivocadas ¿Cómo hace en cuanto a eso el Ballet Nacional de Cuba? Amelia Pau, Málaga, España.

¿Qué deseas hacer en el mundo del ballet que aún no has podido hacer? Luis Manuel, Lugo, España.

El año pasado, el Royal Ballet de Londres fue a Cuba y presentó la versión completa de Manon. Me encantaría bailar ese ballet.

Me gustaría en general ampliar más mi repertorio y adquirir experiencias nuevas como bailarina. Aunque estoy contenta con todo lo que he aprendido hasta el momento, el artista siempre siente que puede aprender más.

Sadaise, eres una bailarina con un físico estupendo para la danza clásica. No abundan en el BNC bailarinas con figuras como la tuya. ¿Eso puede despertar algún tipo de celos profesionales? Jorge Cabello, La Habana, Cuba.

En el BNC, históricamente ha habido muy buenas bailarinas, Jorge. Es cierto que tengo una figura adecuada para la danza clásica, pero eso no lo es todo. El trabajo diario, el estudio y la superación constantes, el esfuerzo, la perseverancia, ir siempre tras la búsqueda del acabado perfecto en cada movimiento, en cada gesto, en cada pose... eso es lo verdaderamente determinante en una carrera como la del bailarín.

En cuanto a lo que preguntas, no lo sé, aunque supongo que ese tipo de sentimientos podría despertarlos cualquier bailarín porque desafortunadamente forman parte de la naturaleza humana.

¿Has pensado alguna vez qué harías de no haber sido bailarina? Jorge, San Vicente, Ecuador

No se me ocurre. Lo he pensado pero no se me ocurre. Es que desde niña siempre pensé ser bailarina. Desde muy pequeña, por ejemplo, me sabía la variación de Coppelia completa y la bailaba en el portal de mi casa.

¿Cuál crees que es tu principal aportación al Ballet Nacional de Cuba? Valentina Boeta Madera, Mérida, Yucatán, México.

"Sadaise Arencibia"
Creo que el principal aporte que puedo dar es la diferenciación en la interpretación de cada obra.

Eres una diva del arte de la danza. ¿Provienes de una familia de artistas de la danza o el don nació contigo? Jerónimo Rosales García, Maracay , Venezuela.

No, Jerónimo. En mi familia no hay nadie relacionado con el arte. Mis padres, por ejemplo, son médicos.

¿Qué es necesario para llegar a ser la mejor en algo? José Alejandro Felipe Valencia-Arenas Abruzzese, Lima, Perú.

Sacrificio, talento y tambien oportunidades.

Por último, ¿qué es para Sadaise Arencibia la danza?

Esa pregunta se nos hace con mucha frecuencia, y nadie imagina lo difícil que es de responder, sin caer en lugares comunes. Desde pequeña vivo enamorada del ballet, del movimiento en todas su expresión y magnitud.

Me gustaría responderte citando un texto con el que termina un documental dedicado a Alicia Alonso. Son palabras que definen exactamente lo que yo siento cuando bailo. Por eso, las hago mías: "Cuando vivo, aprovecho al máximo el poco tiempo que me dieron para el movimiento. Cuando danzo, aprovecho al máximo el poco espacio que me dieron para vivir".

Fuente: BBC
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...