08 mayo 2012

Ballerina Pina Bauch - Biography





Biografìa:

Nació en la confluencia más absurda del espacio tiempo: segunda guerra mundial, una época que marcaría su obra.
Cuando en 1948 una Alemania castigada se disponía a ser troceada sobre el banquete de los aliados, Pina Bausch despellejaba los dedos de sus pies sobre las puntas de unas zapatillas de ballet. Tenía ocho años y asistía a una realidad difícil de digerir que marcaría toda su obra. Tras formarse en la escuela expresionista del coreógrafo Kurt Joss, viaja a Nueva York donde continúa sus estudios con la Julliard School. Al otro lado del Atlántico baila en el Metropolitan y en la New York City Opera. Siempre inquieta, se deja influenciar por la obra de Martha Graham y siente la necesidad de integrar la danza y el teatro. En 1961 regresa a Alemania reclamada por Kurt Joss, donde comienza su carrera como coreógrafa. Firma sobre el escenario ‘Fragment’ y poco después se hace cargo de la compañía Tanzteather Wuppertal en la ciudad homónima de Alemania, que será su destino final.
Es curiosamente en la provincia, lejos de la distracción de las grandes ciudades, donde la Bausch desarrolla su mundo coreográfico, concentrada en expresar las relaciones entre hombres y mujeres, la soledad o la muerte. “No me alcanza la danza para hablar del mundo”, reflexionaba.
En 1975, al frente de la compañía, estrena obras demoledoras como Ifigenia en Taúride y Orfeo y Eurídice, en las que da movimiento a las óperas de Gluck y donde se hace visible la ruptura con la escenografía tradicional. Pina recupera la fuerza del compositor para explorar los lados más oscuros y despiadados del ser humano, con movimientos arrebatados y expresivos. La reacción no fue la esperada: su danza- teatro provocan abucheos y deserciones entre los puristas. Tampoco se entiende entre el público transgresor norteamericano. “En realidad lo que se produjo es un problema de comprensión. Se percibió mi trabajo como una provocación, pero no era eso”, señaló la coreógrafa en entrevistas posteriores.
Durante los años 80, sus escenas oscuras y violentas despertaron el rechazo de la crítica neoyorquina que tachó su obra de ‘eurotrash’ o ‘eurobasura’.
Pina Bausch continuó su senda. Convencida de su trabajo, continuó la investigación de nuevos parámetros y en 1980 da un giro a sus composiciones con obras más humorísticas y corrosivas. Presenta sus obras más características: ‘Café Muller’, una recreación de su propia infancia en el café de su padre, ‘La Consagración de la primavera’, de Stravinski , o ‘Der Fensterputzer’ (El limpiaventanas) recrean situaciones absurdas y divertidas que exploran en el interior de las reacciones humanas.
De hecho, el trabajo con los bailarines iba más allá de la coreografía. Los integrantes de la Wuppertal respondían a preguntas complejas para exteriorizar sus deseos, estados de ánimo o miedos, y proporcionar material de trabajo a la coreógrafa. La banda sonora aborda todo un mundo, desde la nostalgia y la saudade de la cantante Cesaria Évora, un blues vagabundos de Dizzy Gillespie, el descaro del mambo o la profundidad de Maria Callas.
Arriesgó en un escenario complejo donde se funden la actuación, los bailes populares, la comedia musical, donde los bailarines se mueven más por el ritmo de sus sentimientos que por la métrica de la danza. Su voluntad de buscar la verdad le llevó incluso a versionar su propia obra. En el año 2000 realiza ‘Kontakhof’ (`Patio de encuentro`), una composición que ya había presentado en 1978 con los bailarines de la compañía Wuppertal, fuertes y ultra preparados, y le da un nuevo giro: ahora serían un grupo de hombres y mujeres de más de 65 años los protagonistas. El objetivo, según sus colaboradores, era añadir a la belleza de la música la experiencia vital de los intérpretes.
Corrosiva sin voluntad de serlo, exploradora incasable de las emociones que llevan a las personas a moverse, Pina Bauch falleció el 30 de junio de 2009 en Wuppertal y dejó abierto un camino de investigación apasionante. Nacida en la combinación más absurda del espacio tiempo, absorbió toda la ternura y el dolor para dejarlas sobre el escenario. Sus brazos aún describen una caricia infinita.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...